SCHLEICHER Y LAS ESCUELAS GLOBALES PARA EL SIGLO XXI

Escrito por jm-valle 04-10-2019 en OCDE. Comentarios (0)

Esta mañana en Madrid, en el marco del SUMMIT 2019 organizado por Enlight Ed, en el centro de eventos La Nave, el Jefe de la Unidad de Educación de la OCDE y Director de los últimos informes PISA, Andreas Schleicher, presentó las reflexiones más relevantes de su libro World Class: How to build a 21st-Century School System , Strong Performers and Successful Reformers in Education (1).

La conferencia se ha podido seguir en directo en la página web del evento (https://enlighted.education/) en la que pueden encontrarse referencias a la misma.

En ella, el Dr. Schleicher enfatizó que el éxito educativo de las escuelas de hoy, en un mundo global, de ciudadanías multipolares, no está solamente en hacer que los alumnos aprendan algo (contenidos, conocimientos), sino en que aprendan a vivir en el contexto complejo de hoy (competencias).

Sólo en los últimos cinco años han aparecido contenidos científicos que apenas están presentes en el currículo (la robótica, la digitalización absoluta de los procesos de gestión de la información, la bioingeniería médica, la tecnología de la movilidad sin conductores, etc.)… Los alumnos sienten cada vez en mayor medida que la escuela y la vida real son mundos ya incompatibles, y por eso hay mucho más abandono escolar temprano del que sería deseable.

Hay pues, según él que promover las Competencias, que actúan como palancas transformadoras de la vida de las personas para que sean capaces de asumir todos estos cambios y hacerlo a la rapidísima velocidad a la que se producen.

Ello obliga a las escuelas a repensar sus espacios de enseñanza como aulas globales en términos de multi disciplinariedad y multiculturalidad, para lo que es preciso que los sistemas educativos generen nuevos marcos de valoración compatibles entre la globalización y la individualidad y promuevan, por encima de todo, la responsabilidad, reconociendo en el quehacer diario las tensiones y los conflictos del mundo contemporáneo

Básicamente, reinventar la escuela supone también apelar a una nueva pedagogía centrada en la anticipación, la acción y la reflexión. La anticipación debe darnos las claves para entender los signos de una sociedad compleja. La acción debe promover formas innovadoras de actuar en las escuelas y en el aula. Y la reflexión es precisa para localizar las evidencias que nos permitan los cambios necesarios para responder de manera anticipatoria y repetir en ciclos (o espirales) este proceso de manera continua.

En estos cambios, es determinante repensar el currículo (más flexible y centrado en competencias) y aplicar nuevas metodologías (apoyadas más en el mundo de las tecnologías que ya es el medio vital natural de los alumnos), que lo desarrollen. Para liderarlos, es imprescindible un profesorado formado, que trabaja colegiadamente, que se observa a sí mismo y que observa a sus colegas y que reflexiona con ellos sobre su propia práctica. Y, para tener un contexto adecuado donde puedan producirse, resulta preciso contar con “encontrar el nivel correcto de autonomía escolar” (P. 120)

Las palabras de Schleicher nos hacen reflexionar sobre la importancia que tiene en las políticas educativas de los estados-nación de hoy en día pensar globalmente, asumir las tendencias supranacionales y hacer caso a esos signos que ya claman una necesaria supranacionalización mayor de la educación. En sus propias palabras los estudiantes de hoy deben

“analizar asuntos globales e interculturales de forma crítica y desde distintas perspectivas (…), comprender cómo las diferencias afectan a las percepciones, , juicios e ideas de uno mismo y de los demás, (…) participar en interacciones abiertas, apropiadas, y efectivas con otras personas de entornos diferentes sobre la base de un respeto compartido por la dignidad humana” (p. 224).

Educar así será difícil, en mi opinión, si los responsables educativos siguen viendo el sistema educativo como algo exclusivamente localista[1]. Es bueno que la educación esté contextualizada, pero no que la convirtamos en un reducto local cerrado a la realidad global del planeta de hoy… Eso sí, para ello sería necesario, y retomo el discurso de Schleicher “desarrollar responsables de la educación competentes” (p. 118) …

  1. La versión castellana es ésta:

    Schleicher, A (2019). Primera clase. Cómo construir una escuela de calidad para el siglo XXI. Madrid: OCDE – Fundación Santillana.

    Las referencias a las páginas que aparecen en esta noticia son en relación con esta versión castellana.



[1] Hago notar hasta qué punto en nuestro contexto nacional está fuera de foco la mundialización que la versión del título castellano nada tiene que ver con el original, ya que aquella olvida cualquier referencia a lo mundial o global que está preminentemente presente en el título original inglés… World Class ha sido traducido por Primera Clase… Una pena… Otra decepción…