EDUCACIÓN SUPRANACIONAL

MARIYA GABRIEL, NUEVA RESPONSABLE DE LAS POLÍTICAS EDUCATIVAS DE LA UNIÓN EUROPEA COMO COMISARIA DE INNOVACIÓN Y JUVENTUD.

El 1 de diciembre se hace efectiva la nueva Comisión Europea con una importante reorganización de sus carteras que afecta negativamente a la educación

El 10 de septiembre de 2019 la presidenta electa Ursula von der Leyen presentó al que sería su nuevo equipo de Gobierno. Entre ellos destaca una mujer que es una cara conocida dentro de la Comisión. Hablamos de Mariya Gabriel, que asumirá la cartera de “Innovación y Juventud”, donde se integran las competencias comunitarias en materia de educación.

La nueva propuesta de carteras para los comisarios pasa por eliminar las de “Investigación, Ciencia e Innovación”, y “Educación, Cultura, Juventud y Deporte”, para integrar ambas en una única denominada “Innovación y Juventud”. La reorganización se debe a la inclusión en la agenda prioritaria de la nueva presidenta de cuestiones tan acuciantes como el cambio climático y la sostenibilidad, la igualdad, especialmente entre hombre y mujer, las migraciones, la digitalización, o los valores de la identidad europea.

Este cambio ha suscitado un encendido debate. A lo largo de estas semanas son muchas las voces de representantes de estas áreas, incluidos premiados por el prestigioso Nobel, que se han mostrado impresionados, incluso decepcionados, y que denunciaron a la nueva Comisión Europea esta decisión, poniendo en marcha una iniciativa de recopilación de firmas y de conversaciones con el fin de que estas áreas tengan la presencia que se merecen, puesto que se ha dado a entender que subáreas de menor importancia.

Es cierto que las prioridades marcadas son necesariamente cuestiones que hay que abordar con urgencia y profundidad. Pero no es menos cierto que la educación europea debiera ser la mayor prioridad, pues es socialmente motor de cambio y apostar hoy por ella sería apostar por una mejor resolución de todos esos problemas en el futuro.

Desde este blog lamentamos profundamente la falta de presencia explícita de una cartera en la Comisión específicamente dedicada a educación. La implementación adecuada de la Recomendación sobre las Competencias Clave de 2018, o la puesta en marcha del Espacio Europeo de Educación para 2025 que inició la anterior Comisión son proyectos que no sólo no pueden quedar olvidados, sino que debieran ser vertebradores para la construcción europea en el próximo quinquenio. Si Europa está desnortada es porque no tiene una brújula educativa.

Aunque se puede entender que la Educación esté incluida bajo el epígrafe de Juventud de la nueva cartera, la educación no sólo se reduce a la juventud. Incluye a los adultos, a los jubilados, a la infancia, colectivos en muchas ocasiones olvidados ante la persistencia de interpretar la educación como un mero medio para lograr únicamente la mejora del mercado laboral. Esta visión de la educación, claramente reduccionista, es, en gran parte, la culpable de que no termine de cuajar en Europa el sentimiento europeísta que sería deseable para cerrar muchos de los conflictos abiertos que Europa enfrenta.

La política educativa de la UE siempre se ha diseñado desde el Paradigma del Aprendizaje Permanente (a lo Largo de la Vida), lo que implica una mejora personal y social constante y no sólo durante la Juventud.

Además, conviene recordarle a la nueva Presidenta que todos los documentos educativos de la Unión, desde el Informe Jane de 1973 hasta el último programa ERASMUS +, aún vigente, asumen que la educación es uno de los recursos más potentes para alcanzar el sueño que Schuman en su Declaración de 1950 propuso de una Europa que busca la Paz, desde la colaboración solidaria de sus naciones… Una Europa integrada y unida que, desde su pluralidad, trabaja mano a mano para construir un proyecto de valores edificado desde la centralidad de la Dignidad Humana que busca alcanzar una sociedad pacífica, basada en la razón democrática donde la libertad personal, el bien común y la justicia social encuentran el equilibrio adecuado.

Sin educación europea ¿cómo podemos pretender siquiera imaginar que podemos cuidar el sueño de Schuman y de tantas personas que creyeron en ello y que iniciaron la construcción de nuestra identidad europea?

Por otro lado, sin poner en tela de juicio la enorme valía profesional de la nueva Comisaria, nos preocupa educativamente que dicha trayectoria no tiene para nada experiencia alguna en temáticas educativas.

Mariya Gabriel (1979-), de nacionalidad búlgara, posee una amplia trayectoria dentro de los organismos de la Unión Europea (UE), pero nunca ha tratado temas educativos. Inició su andadura profesional en 2007 como Adjunta Temporal de Docencia e Investigación en el Instituto de Ciencias Políticas de Burdeos (Francia) a la vez que compaginaba sus investigaciones como asistente sobre "La representación parlamentaria en niveles nacional y europeo (PARENEL) ".

A partir de 2008 y finalizando esas funciones, se embarcaría en la tarea de ser secretaría parlamentaria de los eurodiputados desde el partido político Ciudadanos por el Desarrollo Europeo de Bulgaria (GERB) del Partido Popular Europeo (EPP Group).

Terminando su tarea en 2009, y hasta 2014, en este prolífico período se convirtió en miembro del Parlamento Europeo desde este mismo partido, asumiendo la responsabilidad en diversos ámbitos como ser coordinadora del EPP Group para el Comité de Derechos de la Mujer e Igualdad de Género del Parlamento Europeo, ser miembro de diversas comisiones parlamentarias como la Comisión de Agricultura y Desarrollo Rural del Parlamento Europeo; de la Comisión de Libertades Civiles, Justicia y Asuntos de Interior del Parlamento Europeo; de la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo, del Comité Especial contra el Crimen Organizado, Corrupción y Blanqueo de Dinero en la UE; y en la Comisión de Asuntos Exteriores del Parlamento Europeo También llegó a formar parte de la Delegación en la Asamblea Parlamentaria Paritaria ACP-UE, de la Delegación para las relaciones con el Magreb y la Unión del Magreb Árabe y fue diputada de la Delegación para las Relaciones con la Península Arábiga. Durante este período también ostentó la responsabilidad de ser Jefa de Observadores de la Misión de Observación Electoral de la UE en la República Democrática del Congo en 2011, vicepresidente del European People Party Women en 2012 y jefa de la Misión de Seguimiento de Elecciones de la UE a la República Democrática del Congo en 2014.

Por si no fuera poco, posteriormente a esta etapa tuvo la oportunidad de ser Miembro del Consejo Ejecutivo Nacional de Mujeres del GERB en 2015 y Observadora jefe de la misión de observación electoral de la UE a Gabón en 2016.

Fue nombrada comisaria de Economía Digital y Sociedad durante el mandato de Jean-Claude Juncker desde 2017, año en el que dejó la Vicepresidencia del Grupo del EPP Group, cargo que ostentaba desde 2014.

Sólo podemos esperar que se rodee de un equipo técnico capaz de abordar con éxito los retos educativos de Europa en esta nueva etapa.


Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: